El Retrogusto del vino

Catar vino es despertar todos y cada uno de tus sentidos, es probar con excesiva atención el producto con el fin de percibir lo mejor de sí.

Seguro que has oído hablar en más de una ocasión del retrogusto, pero ¿Sabes lo que significa? ¿A qué hace referencia cuando nos referimos a un vino? En Bodegas Isidro Milagro ya os explicamos cómo catar vino y hoy os queremos adentrar un poco más en este tecnicismo que sabemos trae de cabeza a más de uno.

EL RETROGUSTO DEL VINO

Se entiende por retrogusto al conjunto de sensaciones y aromas que deja el vino tras probarlo, tragarlo o ingerirlo. Estas expresiones siempre las deja en la boca, garganta y fosas nasales.  Para poder ir más allá y que comprendáis los secretos del retrogusto, vamos a comentar una serie de cuestiones referidas al mimo;

  • ¿Tienen todos los vinos retrogusto? Sí, pero también es cierto que no todos tienen la misma intensidad, de ahí que algunos los tengan más pronunciado o duradero.
  • Largo, medio, corto: Cómo hemos comentado antes, el retrogusto puede ser más o menos pronunciado, de ahí que podamos distinguir esto tres ”tipos” que deberemos tener muy en cuenta según nuestros gustos o preferencias, a lo que hay que sumar si nos parece agradable o no y la duración del mismo, la cual se mide en caudalias (1SEGUNDO).
  • Aromas: El aroma que desprende un vino solo se puede obtener haciendo un pequeño estudio de su retrogusto. Los aromas siempre dependen de la uva, fermentación, veriedad, etc.

Con estos conceptos básicos ya podéis comenzar a estudiar en una cata cuál es el retrogusto de vuestro vino preferido, fijaros en detalles que no eráis conscientes que existían o a los simplemente no prestabais suficiente atención.